miércoles, 17 de agosto de 2016

TELÉPATAS, EMISARIOS DEL MÁS ALLÁ


Estamos en los tiempos de estudiar la Función Psi.

Dice el físico Schabath van Nes Ziegler en su TEORIA DEL UNIVERSO MULTIDIMENSIONAL, que “Cuando lo físico y lo psíquico se mezclan en un continuo, se requiere un proceso de evolución sincronizada de ambos campos del ser humano, porque no es posible (sin grandes peligros) vivir  determinadas experiencias físicas en lo que hasta ahora creíamos mundo psíquico sin su correspondiente preparación”

Esa preparación psíquica se basa en la telepatía, capacidad paranormal conocida desde tiempos remotos. Ser telépata es ser un emisario, es  traer información de un nivel superior a la tercera dimensión, obteniendo respuestas que de otra forma no podríamos lograr. Para ello, la persona, el telépata voluntariamente cede su físico a un ser incorpóreo quien se expresara a través de él. Esos seres sin cuerpo en cambio tienen alta conciencia, poseen un conocimiento y una sabiduría aun desconocidos en nuestro ámbito, y usan al emisario como intermediador entre su espacio tiempo y el nuestro.
Aceptar que hay una conexión directa y posible entre lo que conocemos como más allá y nuestro mundo físico, implica romper viejos paradigmas, establecer nuevos modelos de creencias, desaprender para volver a aprender. Y no es sencillo. Nos impacta la enseñanza escolar tradicional, el ámbito familiar, el religioso y el social, que desconocen lo que no ven. Y únicamente desde la fe aceptan a un ser superior.
Pero aquí no les hablo de fe, pues ella es creer ciegamente en lo que no vemos. Aquí les hablo de una realidad experimental, que no sólo conozco ampliamente, sino también la saben muchos miles de personas en el orbe, quienes de una u otra forma, participan activamente en ello. Amén de quienes se dedican a investigar.

En tiempos ahora lejanos, se hablaba de comunicarse con deidades y ángeles, hubo quien pretendió comunicarse con Dios, eran los oráculos y profetas de entonces quienes lo hacían, luego los shamanes de culturas diversas; hoy en día muchas personas lo logran. Unos en forma espontánea pero sin metodología ninguna, otros usando sus potencialidades y aprendiendo técnicas para lograr una comunicación superior.  Créase o no, desde 1861 a 1863 Abraham Lincoln había reportado ser guiado por un ser no físico a través de  Nettie Colburn. Esto ocurría en la presencia de muchos testigos.

Lamentablemente, esto ha cautivado a innumerables personas que creen hacerlo muy bien pero también charlatanes, quienes en la búsqueda de protagonismo dicen contactar con seres etéreos, emitiendo un mensaje que deja mucho que desear y que no es más que una inventiva de su mente concreta. Los verdaderos telepatas son pocos, ellos atraen la información sea de manera oral, repitiendo el mensaje que llega a la mente, dibujando en forma automática y veloz, trasladando a un pentagrama las notas musicales o a un lienzo pinturas y formas. Y naturalmente, la escritura automática. Todo dependerá del nivel y frecuencia en que se encuentren. 

Sobre este tema, continuaré escribiendo en otra oportunidad.

Martha Rosenthal
www.ceinpla.org.ve


Sus comentarios, preguntas e inquietudes son importantes para mi. No dudes en hacermela saber.