domingo, 29 de abril de 2018

ASÍ PIENSO YO



Martha Rosenthal        agendamagica@gmail.com


Con frecuencia encontraran entre mis artículos referencias relativas a la existencia de vida fuera del planeta Tierra.  Nada sorprendente, pues ya los libros sagrados hablan de eso. Sólo que día tras día se van encontrando más y más evidencias, unas públicas otras sostenidas en cierto sutil secreto, pero todas refieren una realidad ya inocultable.
Revistas físicas y virtuales, programación en vivo y virtual, aceptaciones y negaciones, de todo hay. Pero cuando se suman las diversas piezas de tan intrincado rompecabezas, cuando se transita el laberinto de Creta que implica esta investigación, se van reconfirmando evidencias que si bien se intentan negar, sólo quienes no quieren ver, no ven.
Solía decía el astrofísico Carl Sagan, que cuando se observa la Tierra desde el espacio, luce como un pequeño punto azul. No existen aun equipos ni tecnología suficientemente especiales como para obtener imágenes diáfanas del exterior cósmico.
Estamos en el año 2018, hace apenas tres que se fundó en la Universidad de Cornell el Cornell’s Institute for Pale Blue Dots, cuyo propósito fundamental es generar un listado de huellas digitales de la vida que se originen en exoplanetas.
Sin embargo, deseo dejar claro que cualquier evaluación que se haga será basada únicamente en los sistemas conocidos, es decir, se estimará la vida de acuerdo a las condiciones que se conocen y manejan en el planeta Tierra. Por ejemplo, sin agua no es posible la vida. Y muchas veces me he preguntado, todos los planetas existentes y cuya vida sin duda valoro, necesitan de las mismas condiciones que lo hacemos nosotros los humanos de este planeta?  Mi simple lógica, dice que no.
Estoy absolutamente segura de que los seres que habitan esos otros espacios, podrían bien parecerse a nosotros, pero y si no se parecieran…? podría pensarse que la diferencia morfológica afectaría su inteligencia o evolución? Hubo un tiempo, hace milenios atrás, cuando muchos de esos seres convivían con los terrícolas de entonces, se les tomaba por dioses, precisamente por sus altas capacidades y talentos. Son esos de los que líneas atrás les decía que aparecían relatados en libros antiguos.
En nuestro planeta vivimos diversas especies, nuestra casa de habitación común, es la Tierra. Sin embargo, un pez no puede vivir fuera del agua, moriría a los pocos segundos. Pero si un humano es lanzado a la misma agua que da vida a un pez, también moriría pues sus condiciones necesarias son absolutamente diferentes.  Una bacteria requiere diferentes condiciones de vida a la de un elefante. Desde mi visión, desde una óptica sencilla, lo mismo podría ocurrir con la vida en planetas diferentes al nuestro.
Cuando se inicio la vida en la Tierra, éramos como somos ahora? No. El desarrollo evolutivo tomo eones de tiempo, todo se transformo. Las diversas humanidades se han configurado de las más desiguales formas. Los animales disminuyeron su tamaño, con el advenimiento del hombre este también fue haciendo cambios anatómicos. En esos tiempos de formación planetaria, ¿éramos como somos ahora? Qué hace tan difícil un razonamiento que pudiera poner en peligro nuestras creencias y paradigmas?
¿Hay temor a que seres altamente evolucionados cuyas capacidades desconocemos, pudiese peligrar este lugar, nuestra humanidad o cultura? Me imagino que sí.  Por otro lado, si su voluntad fuese amenazar el bienestar de esta humanidad y siendo tan evolucionados, ¿ya no lo hubiesen logrado? No hay que ser demasiado inteligentes como para no reevaluar conceptos que falsamente se han difundido. Sin embargo, siempre habrá seres espaciales que sin duda tienen ese propósito, pero no lo han logrado y a estas alturas, cuando el contacto es más que evidente, no lo lograrán.


BROCH DE MOUSA, TORRE PREHISTORICA


Martha Rosenthal                                                                               agendamagica@gmail.com

Los tiempos históricos, todos, han recibido denominaciones específicas, que nos permitan identificarlos. La Edad del Hierro es una de ellas, precisamente cuando se   populariza el uso de ese metal.  Es en esos tiempos cuando en Escocia en la su período tardío, se hace construcciones en piedra seca llamadas brochs, y en abundancia precisamente en los países nórdicos,  el archipiélago de las islas Hébridas en la costa oeste de Escocia y algunos otros lugares.
Suele decirse que su función era defensiva, pues durante las invasiones vikingas fueron ocupados por esos ejércitos y en las sagas aparecen mencionados. Sin embargo otros estudios dicen que, por su altura, podrían no ser aptos para ello, pero en los brochs conocidos aparecen rasgos que indican que eran viviendas por haberse encontrado en ellos un estanque de agua y hasta un fogón. El uso que se le diera a estos sorprendentes elementos, es tan extraño que incluso  llegaron a ser remodelados dándole a lo que serían sus puertas, mayor altura, dejando ver que los constructores fueron unos y los ocupantes otros, estos últimos de mayor estatura.
                                             
El  más elevado de todos los conocidos, es el Broch de Mousa, ubicado en la isla del mismo nombre, en el archipiélago de Shetland. Con más de diez metros de altura, si bien internamente es de los más pequeños. Algunas referencias citan que tenían dos pisos enlazados por una escalera. Para entrar en él, una puerta en la base permite al visitante investigar que hay dentro del broch. En ese piso inferior elaborado en madera, hay tres divisiones, que suelen tener una suerte de repisas en las paredes.                                                            
 Resultado de imagen para broch de mousa

EL VUELO DEL ÁGUILA


EL VUELO DEL ÁGUILA, tras el portal de la muerte,  nos muestra que hay tras el velo de la muerte, inicialmente entendida desde el plano de lo sobrenatural realmente corresponde al orden natural de la vida. Del griego thanatos, muerte y logos, estudio, ciencia cuyo objetivo es enseñar a reconocerla como un proceso en diversas etapas antes, durante y después. Tarde más de lo debido para reordenar esta obra hasta tener claro que sucede después de la partida, por lo que la semejo con el águila, ave de la fascinación, con igual majestad que el hombre quien igualando la poderosa ave que sólo requiere a abrir sus alas para aprender, el sólo necesita voluntad para expandir su conciencia. Edición digital en  preventa  desde el 1° hasta el 10 de Mayo. Solicita información por  ceinpla.org@gmail.com

lunes, 5 de marzo de 2018

DUPLICIDAD EN TIEMPO CUANTICO




Estudios contemporáneos, con más de treinta años de análisis y evaluación, nos proporcionan conocimientos que hasta entonces no sólo eran desconocidos, sino considerados parte de la ciencia ficción. Este es el caso de lo que expresa la Teoría del Desdoblamiento del físico Jean Pierre Garnier Malet.

En ella reitera que el tiempo tal y cual nosotros lo concebimos no existe, que el hombre es un ser multidimensional, y que aunque vivimos en un tiempo específico, existen grietas donde podemos acercarnos y contactar con todo aquello que habita en alguna de esas otras dimensiones alejadas de la tercera dimensión en la que habitamos.

Resultado de imagen para el futuro
Garnier Malet y su esposa Lucille, son los creadores de la teoría que habla de la duplicación de todo cuanto existe desde una gran masa cósmica, léase planeta hasta un grano de arena. Naturalmente, el hombre también tiene un doble que habita en tiempo cuántico y estado ondulatorio el cual se mueve a velocidades superiores a la luz. Es lo que conocemos como el estado del cuerpo energético y el que se contacta desde el pensamiento.

Garnier Malet asevera en su teoría, que ese otro ser ―invisible al ojo humano― que vive en estado cuántico  en otra dimensión, puede ser contactado mediante el pensamiento, sobre todo mientras dormimos y durante la fase REM cuando la actividad cerebral es más aguda. Con él, que somos nosotros mismos vibrando a una frecuencia superior, podemos establecer una relación favorable a nuestra vida en tercera dimensión. Así logramos convertirnos en clarividentes, pues entramos en aperturas temporales incomprensibles aun desde la que logramos premoniciones, intuiciones y diversidad de información sobre nuestro futuro o temas en los que hayamos hecho énfasis en saber.

Ese contacto se logra cuando pasamos al espacio cuántico aunque cuando ocurre sin nosotros tener total consciencia de ello y con una minúscula duración.

¿Podemos así cambiar nuestro futuro? Naturalmente que si, desde el libre albedrío y considerando que ya tenemos la solución al evento que consultamos con ese otro yo, ¿por qué equivocarnos?

EL ÓNFALO


El ónfalo                                                                                           Martha Rosenthal        agendamagica@gmail.com

Resultado de imagen para el ónfalo 
Delfos, concebido como el centro del mundo, está situado a un paso de donde se edificaran los templos al dios Apolo, es el punto donde se cruzaron dos águilas que el dios Zeus había enviado desde dos lugares opuestos del universo.
Los primeros tres templos en honor a esta divinidad se construyeron con bronce, cera de abeja mezclada con plumas y ramaje de laurel clave para los oráculos. Como dios de la profecía y durante siglos, muchas personas venían aquí en busca de su apoyo a través de los vaticinios de su oráculo.  Ante eso, fueron tantas las donaciones que obligaron a los prelados a construir pequeños depósitos a los que llamaron tesoros. 
Allí se encuentra una piedra que es la réplica de la verdadera, es de forma cónica llamada ónfalo. En griego significa ombligo y representa el centro desde donde se crearía el mundo. La piedra que reposa allí es un antiguo artefacto pétreo de uso religioso del ádyton del oráculo de Delfos, se la encontró  durante las excavaciones cerca del templo de Apolo y tenía forma de medio huevo. En el caso de ese ónfalo, convirtió este santuario en el núcleo o centro religioso de toda Grecia.
Cuando esas piedras se las situaba en algún lugar específico lo sacralizaba y lo convertía en centro religioso. El historiador Pausanias decía que simbolizaba el centro cósmico, pues era  allí donde se establece la comunicación entre los diversos mundos: el de los hombres, el de los muertos y el de los dioses.  Pero no fue Delfos la única ciudad ombligo, también lo es el Cuzco que tiene el mismo significado.
¿Serían los ónfalos elementos comunicadores con el más allá?

lunes, 12 de febrero de 2018

DOCE PUERTAS AL MÁS ALLÁ


De todos los antiguos documentos provenientes del Antiguo Egipto, el Libro de las Puertas que pertenece a Imperio Nuevo, es uno de los más fascinantes. Se trata de un texto sagrado,  una importante guía del más allá que narra la odisea del espíritu del difunto en la Duat, el inframundo egipcio.

En el texto se dice que a lo largo de su viaje al más allá junto con el Dios Sol, el espíritu debe traspasar diferentes puertas para poder alcanzar la anhelada resurrección.  Este viaje transcurre durante las doce horas nocturnas ya que está íntimamente ligado a la trayectoria del Sol durante la noche,  abordando una puerta cada hora por lo que se las conoce como “las Doce Puertas”.  Cada una de ellas está custodiada por diferentes divinidades femeninas que el difunto debe reconocer por sus nombres para poder hacer el tránsito.

Ellas se diferencian entre sí por el color de sus ropajes, pero todas mantienen una misma iconografía, representándolas coronadas con estrellas. Si bien cada una tiene un título diferente, no se las ha podido identificar con ninguna diosa de la mitología, por lo que existe la teoría de que se trata de figuras alegóricas. Éstas representarían el ciclo nocturno, simbolizando la principal estrella que se hace visible a cada hora de la noche.

Según el texto, hay quienes lograrán pasar las puertas sin inconvenientes, mientras que otros serán presos de un lago de fuego, un elemento común en los inframundo de muchas mitologías. De tal manera que se refieren al lugar donde irá cada quien dependiendo de su conducta.

Una de las partes más curiosas e interesantes del Libro de las Puertas es quizás la que hace referencia a las diferentes etnias que los egipcios conocían, a saber, cuatro razas que ellos diferenciaban egipcios, asiáticos, libios y nubios, y que aparecen ilustrados en una procesión entrando en la Duat, como se puede ver en la tumba del faraón Seti I. Cabe mencionar que al igual que los demás libros que tratan acerca del otro mundo, el Libro de las Puertas derivan en el de las imágenes y textos que se grabaron en las cámaras funerarias de diversas tumbas de trabajadores especializados, nobles y faraones.  Los fallecidos son conducidos a la sala de los Juicios por Annubis, el dios con cabeza de Chacal. El Dios comprueba la balanza en la que se compara el peso del corazón que se coloca en un recipiente con el de una pluma,  aludiendo la verdad y el orden.

Ammit -monstruo con cabeza de cocodrilo, patas delanteras de león y traseras de hipopótamo- aguarda para engullir el corazón si resulta culpable, pero lo que los egipcios se protegían de esto poniendo en sus tumbas una Confesión Negativa, una lista de pecados que no habían cometido intentando así salvaguardarse.

A la derecha, Thot, dios de la escritura y el conocimiento anota el resultado. Más a la derecha, Horus, con cabeza de gavilán conduce al fallecido ante Osiris; mientras a un lado sus cuatro hijos permanece encargados de guardar las vísceras del difunto;  Isis y Nefetis se ubican detrás del trono.

LOS DROPA




Baian Kara Ula es una de las regiones más remotas de China cerca del Tíbet.
Se dice que una expedición de científicos encontró un clan de enanos, quienes les relataron que sus ancestros habían venido del sistema de Sirio quedando anclados en nuestro planeta por un fallo en su nave espacial.
Posteriormente en una cueva casi inaccesible otra expedición encontró frágiles y delgados esqueletos de individuos de algo más de un metro de altura con gigantescos cráneos. Tenían a su alrededor un gran número de discos de color gris, con un agujero en el centro y grabados con una serie de jeroglíficos.
Al someterlos a un oscilógrafo creaban una brusca oscilación de ritmo, clara señal de haber sido expuestos a corrientes eléctricas. 

Las paredes de la cueva también tenía grabaciones: cuadros de la Luna, del Sol naciente, estrellas, montañas, la Tierra con líneas que la unen con el cielo.  En ellos se relataba la presencia de vehículos aéreos que llegaron  a la Tierra y sus conductores  se ocultaron en las cuevas por "diez tiempos”.
Este conjunto esta datado en docemil años.
Eran los dropa o Kham  sinónimo de nómada para los tibetanos, son budistas de profundas convicciones religiosas.
Alrededor de este hallazgo se han tejido innumerables historias, desde las falsas hasta las reales. Una de las primeras refiere que un periodista alemán que decía ser corresponsal de la agencia de noticias DINA en Tokio, de la que no  hay rastro y Reinhardt Wegemann, no se sabe si es un seudónimo o su nombre real. Lo cierto es que Wegemann había descubierto el filón que representaba el  interés en el tema extraterrestre para escribir sobre ellos y sacarles partido. En todo caso, la información se publico solo en revistas esotéricas, ¿cómo es posible que no hubiese otras publicaciones si fue emitida por una agencia oficial?
Pero lo que sí es real, es que en el Tibet existen los dropa, son casi analfabetas pero sus conocimientos religiosos han pasado de generación en generación en gran parte a través de sus tradiciones, cánticos y la celebración de la cosecha. Su configuración en nada se parece a los enanos de grandes cabezas, son y han sido indo-arios desde hace siglos.
Muchas pruebas sobre la realidad de la existencia de vida extraterrestre se han alejado del común de los habitantes de este planeta, permitiendo que domine una visión mítica pero apartando una realidad a la que algunos temen y otros aceptan. Los primeros quienes no desean  verse desbancados de su poderío o son adeptos a alguna creencia en modo fanático. Los que aceptan, no tienen necesidad de verse reconocidos ni publicitados, porque hay una realidad, una lógica que impide evadir el tema desde la inteligencia.
Así como los dropas, hay innumerales relatos, algunos se les apunta como leyendas precisamente para evitar el juicio al que sus divulgadores calificarían por la sociedad que no acepta realidades que están a la vista. Es evidente, que no es nuestro caso.

Sus comentarios, preguntas e inquietudes son importantes para mi. No dudes en hacermela saber.