lunes, 5 de marzo de 2018

DUPLICIDAD EN TIEMPO CUANTICO




Estudios contemporáneos, con más de treinta años de análisis y evaluación, nos proporcionan conocimientos que hasta entonces no sólo eran desconocidos, sino considerados parte de la ciencia ficción. Este es el caso de lo que expresa la Teoría del Desdoblamiento del físico Jean Pierre Garnier Malet.

En ella reitera que el tiempo tal y cual nosotros lo concebimos no existe, que el hombre es un ser multidimensional, y que aunque vivimos en un tiempo específico, existen grietas donde podemos acercarnos y contactar con todo aquello que habita en alguna de esas otras dimensiones alejadas de la tercera dimensión en la que habitamos.

Resultado de imagen para el futuro
Garnier Malet y su esposa Lucille, son los creadores de la teoría que habla de la duplicación de todo cuanto existe desde una gran masa cósmica, léase planeta hasta un grano de arena. Naturalmente, el hombre también tiene un doble que habita en tiempo cuántico y estado ondulatorio el cual se mueve a velocidades superiores a la luz. Es lo que conocemos como el estado del cuerpo energético y el que se contacta desde el pensamiento.

Garnier Malet asevera en su teoría, que ese otro ser ―invisible al ojo humano― que vive en estado cuántico  en otra dimensión, puede ser contactado mediante el pensamiento, sobre todo mientras dormimos y durante la fase REM cuando la actividad cerebral es más aguda. Con él, que somos nosotros mismos vibrando a una frecuencia superior, podemos establecer una relación favorable a nuestra vida en tercera dimensión. Así logramos convertirnos en clarividentes, pues entramos en aperturas temporales incomprensibles aun desde la que logramos premoniciones, intuiciones y diversidad de información sobre nuestro futuro o temas en los que hayamos hecho énfasis en saber.

Ese contacto se logra cuando pasamos al espacio cuántico aunque cuando ocurre sin nosotros tener total consciencia de ello y con una minúscula duración.

¿Podemos así cambiar nuestro futuro? Naturalmente que si, desde el libre albedrío y considerando que ya tenemos la solución al evento que consultamos con ese otro yo, ¿por qué equivocarnos?

EL ÓNFALO


El ónfalo                                                                                           Martha Rosenthal        agendamagica@gmail.com

Resultado de imagen para el ónfalo 
Delfos, concebido como el centro del mundo, está situado a un paso de donde se edificaran los templos al dios Apolo, es el punto donde se cruzaron dos águilas que el dios Zeus había enviado desde dos lugares opuestos del universo.
Los primeros tres templos en honor a esta divinidad se construyeron con bronce, cera de abeja mezclada con plumas y ramaje de laurel clave para los oráculos. Como dios de la profecía y durante siglos, muchas personas venían aquí en busca de su apoyo a través de los vaticinios de su oráculo.  Ante eso, fueron tantas las donaciones que obligaron a los prelados a construir pequeños depósitos a los que llamaron tesoros. 
Allí se encuentra una piedra que es la réplica de la verdadera, es de forma cónica llamada ónfalo. En griego significa ombligo y representa el centro desde donde se crearía el mundo. La piedra que reposa allí es un antiguo artefacto pétreo de uso religioso del ádyton del oráculo de Delfos, se la encontró  durante las excavaciones cerca del templo de Apolo y tenía forma de medio huevo. En el caso de ese ónfalo, convirtió este santuario en el núcleo o centro religioso de toda Grecia.
Cuando esas piedras se las situaba en algún lugar específico lo sacralizaba y lo convertía en centro religioso. El historiador Pausanias decía que simbolizaba el centro cósmico, pues era  allí donde se establece la comunicación entre los diversos mundos: el de los hombres, el de los muertos y el de los dioses.  Pero no fue Delfos la única ciudad ombligo, también lo es el Cuzco que tiene el mismo significado.
¿Serían los ónfalos elementos comunicadores con el más allá?

lunes, 12 de febrero de 2018

DOCE PUERTAS AL MÁS ALLÁ


De todos los antiguos documentos provenientes del Antiguo Egipto, el Libro de las Puertas que pertenece a Imperio Nuevo, es uno de los más fascinantes. Se trata de un texto sagrado,  una importante guía del más allá que narra la odisea del espíritu del difunto en la Duat, el inframundo egipcio.

En el texto se dice que a lo largo de su viaje al más allá junto con el Dios Sol, el espíritu debe traspasar diferentes puertas para poder alcanzar la anhelada resurrección.  Este viaje transcurre durante las doce horas nocturnas ya que está íntimamente ligado a la trayectoria del Sol durante la noche,  abordando una puerta cada hora por lo que se las conoce como “las Doce Puertas”.  Cada una de ellas está custodiada por diferentes divinidades femeninas que el difunto debe reconocer por sus nombres para poder hacer el tránsito.

Ellas se diferencian entre sí por el color de sus ropajes, pero todas mantienen una misma iconografía, representándolas coronadas con estrellas. Si bien cada una tiene un título diferente, no se las ha podido identificar con ninguna diosa de la mitología, por lo que existe la teoría de que se trata de figuras alegóricas. Éstas representarían el ciclo nocturno, simbolizando la principal estrella que se hace visible a cada hora de la noche.

Según el texto, hay quienes lograrán pasar las puertas sin inconvenientes, mientras que otros serán presos de un lago de fuego, un elemento común en los inframundo de muchas mitologías. De tal manera que se refieren al lugar donde irá cada quien dependiendo de su conducta.

Una de las partes más curiosas e interesantes del Libro de las Puertas es quizás la que hace referencia a las diferentes etnias que los egipcios conocían, a saber, cuatro razas que ellos diferenciaban egipcios, asiáticos, libios y nubios, y que aparecen ilustrados en una procesión entrando en la Duat, como se puede ver en la tumba del faraón Seti I. Cabe mencionar que al igual que los demás libros que tratan acerca del otro mundo, el Libro de las Puertas derivan en el de las imágenes y textos que se grabaron en las cámaras funerarias de diversas tumbas de trabajadores especializados, nobles y faraones.  Los fallecidos son conducidos a la sala de los Juicios por Annubis, el dios con cabeza de Chacal. El Dios comprueba la balanza en la que se compara el peso del corazón que se coloca en un recipiente con el de una pluma,  aludiendo la verdad y el orden.

Ammit -monstruo con cabeza de cocodrilo, patas delanteras de león y traseras de hipopótamo- aguarda para engullir el corazón si resulta culpable, pero lo que los egipcios se protegían de esto poniendo en sus tumbas una Confesión Negativa, una lista de pecados que no habían cometido intentando así salvaguardarse.

A la derecha, Thot, dios de la escritura y el conocimiento anota el resultado. Más a la derecha, Horus, con cabeza de gavilán conduce al fallecido ante Osiris; mientras a un lado sus cuatro hijos permanece encargados de guardar las vísceras del difunto;  Isis y Nefetis se ubican detrás del trono.

LOS DROPA




Baian Kara Ula es una de las regiones más remotas de China cerca del Tíbet.
Se dice que una expedición de científicos encontró un clan de enanos, quienes les relataron que sus ancestros habían venido del sistema de Sirio quedando anclados en nuestro planeta por un fallo en su nave espacial.
Posteriormente en una cueva casi inaccesible otra expedición encontró frágiles y delgados esqueletos de individuos de algo más de un metro de altura con gigantescos cráneos. Tenían a su alrededor un gran número de discos de color gris, con un agujero en el centro y grabados con una serie de jeroglíficos.
Al someterlos a un oscilógrafo creaban una brusca oscilación de ritmo, clara señal de haber sido expuestos a corrientes eléctricas. 

Las paredes de la cueva también tenía grabaciones: cuadros de la Luna, del Sol naciente, estrellas, montañas, la Tierra con líneas que la unen con el cielo.  En ellos se relataba la presencia de vehículos aéreos que llegaron  a la Tierra y sus conductores  se ocultaron en las cuevas por "diez tiempos”.
Este conjunto esta datado en docemil años.
Eran los dropa o Kham  sinónimo de nómada para los tibetanos, son budistas de profundas convicciones religiosas.
Alrededor de este hallazgo se han tejido innumerables historias, desde las falsas hasta las reales. Una de las primeras refiere que un periodista alemán que decía ser corresponsal de la agencia de noticias DINA en Tokio, de la que no  hay rastro y Reinhardt Wegemann, no se sabe si es un seudónimo o su nombre real. Lo cierto es que Wegemann había descubierto el filón que representaba el  interés en el tema extraterrestre para escribir sobre ellos y sacarles partido. En todo caso, la información se publico solo en revistas esotéricas, ¿cómo es posible que no hubiese otras publicaciones si fue emitida por una agencia oficial?
Pero lo que sí es real, es que en el Tibet existen los dropa, son casi analfabetas pero sus conocimientos religiosos han pasado de generación en generación en gran parte a través de sus tradiciones, cánticos y la celebración de la cosecha. Su configuración en nada se parece a los enanos de grandes cabezas, son y han sido indo-arios desde hace siglos.
Muchas pruebas sobre la realidad de la existencia de vida extraterrestre se han alejado del común de los habitantes de este planeta, permitiendo que domine una visión mítica pero apartando una realidad a la que algunos temen y otros aceptan. Los primeros quienes no desean  verse desbancados de su poderío o son adeptos a alguna creencia en modo fanático. Los que aceptan, no tienen necesidad de verse reconocidos ni publicitados, porque hay una realidad, una lógica que impide evadir el tema desde la inteligencia.
Así como los dropas, hay innumerales relatos, algunos se les apunta como leyendas precisamente para evitar el juicio al que sus divulgadores calificarían por la sociedad que no acepta realidades que están a la vista. Es evidente, que no es nuestro caso.

miércoles, 24 de enero de 2018

Vaimanika Shastra, la historia oculta.

Los diversos libros sagrados que conocemos relatan la historia de la humanidad de diversas maneras si bien tienen una que otra semejanza.  

Hay una realidad y es que por diversas razones entre políticas y económicas, sociológicas y desde luego religiosas se ha mantenido oculto un fascinante escenario. De conocerse, como ocurrirá más temprano que tarde, ella podría hacer resbalar esos aspectos tal y cómo hoy se manejan. 

¿En que nos apoyamos hoy en día? En la ciencia, que siendo maravilloso baluarte del conocimiento, por cierto tantas veces se ha equivocado, cosa no solo usual sino normal entre humanos, para después corregir… no siempre.

Me refiero por ejemplo a  antiguos textos sánscritos que relatan como hace más de seis mil años vehículos voladores, los vimana ― carros de los dioses―, surcaban los cielos de la India. En esos escritos los relatos dejan ver que allí  se diseñaron vehículos voladores símiles de las naves que venían de otros planetas. Es el caso del sagrado texto Vaimanika Shastra, libro de la Aeronáutica, guía de los viajes interestelares y del espacio, que nos cita una tecnología hoy perdida pero a la que los hindúes habían tenido acceso.

V. Raghavam erudito que ha escrito más de cien libros y  cientos de artículos, obtuvo en 1966 el Premio Sahitya Akademi por el sánscrito, alega que  tras cincuenta años de investigación del Vaimanika Shastra puede aseverar sin lugar a dudas que nuestros ancestros fueron seres de otros planetas que visitaban la Tierra.  Exactamente como se conoce en las investigaciones de CEINPLA.
¿Hipótesis? Muchas, incluyendo la muy conocida de Alienígenas Ancestrales o Astronautas Antiguos, en la que a pesar de las innumerables verificaciones arqueológicas, hay científicos negados a aceptar como una realidad ineludible tanto la existencia de vida fuera de nuestro planeta y mucho menos que esos habitantes a los que citan como supuestos, hayan sido los creadores de vida en el nuestro.
La historia escondida, oculta y la que se hace lo imposible por olvidar, es manejada por científicos convencionales, no dispuestos a permitir que sus teorías sean modificadas pues podría generar un caos en la mente humana al fracturarse el paradigma en el se sustentaron por siglos, aunque todas las culturas de la antigüedad citan narraciones con pinceladas de detalles y referencias que apuntan hacia esa historia que no se desea dar a conocer.
Hay otra realidad también inocultable, a medida que el hombre evoluciona, investiga, toma conciencia de cómo ha sido manipulado en sus creencias, confirma que su historia verdadera es diferente a la escrita en los libros tradicionales.  Algunos más dogmáticos, ven el tema como ciencia ficción, otros abren sus conciencias y se cuestionan buscando respuestas.
Pero sin duda, gran parte de los lectores se preguntan con inquietud, porque tanto el Dr. Raghavam como los investigadores de CEINPLA y muchos otros en diversas partes del mundo, que no se conocen entre sí, que jamás han intercambiado data  ¿de dónde sacaron información semejante que tiene lógica y coherencia y porque fue ocultada?
En lo personal me pregunto, ¿cuándo se aceptará que la historia ha sido manipulada y que es hora de acercarnos a la verdad para divulgar nuestros conocimientos y acercarlos a la realidad?
Sus comentarios son valiosos para mí.




sábado, 20 de enero de 2018

CONTACTO DE POLÍTICOS CON EXTRATERRESTRES

Desde hace algún tiempo de nuevo se viene acrecentando el interés en el tema extraterrestre, que unos años atrás pareció adormecerse. Ufólogos tanto como investigadores de campo y contactados, científicos, cómics, el mundo del espectáculo, los medios de comunicación y políticos, refieren sus experiencias, alentando a muchos otros a hablar sobre el tema. Hay un sutil atractivo  que ha generado fascinación entre todo tipo de público, sean los que alegan no creer “en eso” aterrados de ser juzgados por la sociedad en la que se desenvuelven, y por otros quienes como yo, manejamos el tema con total naturalidad y cada vez con mayor énfasis observando cómo se amplían puertas para su comprensión y aceptación.
¿Qué ha sucedido para que esto ocurra?


Sin la menor duda la búsqueda de poder ha abierto la necesidad de dominar el espacio, para al menos controlar el acceso a este, por lo que no debe extrañarnos que políticos de diversos países decidan relatar sus experiencias en cuanto al contacto con habitantes de otras realidades. Desde luego, esto debemos sumarlo a las innumerables teorías conspiranoicas, unas ciertas y otras fantasiosas, pero al menos interesantes. Parte de estas hipótesis relatan la existencia del programa Cosmic Top Secret, donde ―según se dice― se encuentran ocultos documentos que la OTAN encubriría, pues tratan sobre la interacción entre nosotros, seres de la Tierra, con ellos, seres de las estrellas.
Nos podríamos preguntar ¿existe tal conspiración? Claro que si. Pero también podríamos preguntarnos ¿nos ayudan “ellos” a evolucionar, a crecer y desarrollarnos tecnológica y científicamente” y a eso sumemos el desarrollo de la conciencia. Si, sería la otra respuesta.

Visionarios como Wernher Von Braun, durante el nazismo hizo notables estudios a ese respecto, pues su jefe del momento, el diabólico Hitler, tenía gran interés en el tema. Llama la atención la facilidad con la que lograba hacer los cálculos necesarios para lograr el programa Apolo en 1969. Pero Hitler no ha sido el único político que involucrado en ese conocimiento, por el contrario. Ha habido y hay un gran desarrollo en este interés. Sólo citare unos cuantos pues son innumerables los políticos, científicos, comunicadores, etc. que abiertamente reconocen estar involucrados en la aceptación de vida fuera de nuestro planeta.

Dedicado a la política y originario del Reino Unido, un personaje que últimamente da que hablar es Simon Parkes, pues su experiencia es tan extraordinaria que incluso dice haber engendrado un hijo con un ser extraplanetario, aunque no es el único. Pero ya antes Jimmy Carter había informado su experiencia por haber visto un OVNI, Robert F. Kennedy reconoció públicamente su interés en este tema y en el reciente World Economic Forum el Primer Ministro ruso Medvedev solicitó a Obama hablar sobre esto, de lo contrario ellos lo harían. A su llegada a Washington, el ahora expresidente ofreció abrir los archivos, pero eso nunca ocurrió. Paul Hellyer, exministro de Defensa canadiense habla del tema con fluidez, el inglés Nick Pope, del Ministerio inglés de la Defensa. Políticos latinoamericanos también se han interesado en el tema extraterrestre, guardando un silencio que encubriese sus inclinaciones.

El científico británico Stephen Hawking refiere la conveniencia de emprender lo que llama “una aventura espacial”.

Basados en el elocuente tema de establecer parámetros que la ciencia apruebe, no podemos olvidar que esa ciencia ha ido mutando con frecuencia, dejando atrás conocimientos que ―anteriormente― asumieron como totalmente ciertas. Un ejemplo sencillo es el tema que llama la atención por la aceptación científica de la existencia de exoplanetas que hasta hace muy poco eran totalmente desconocidos. Y pensar que todos están deshabitados, realmente está fuera de contexto pues se aleja de la mínima lógica, siendo que hasta la postura del Vaticano es del reconocimiento de la existencia de vida extraterrestre.

Además, hay un camino altamente insondable de investigación para la que aun no está preparado el humano de la Tierra. Ni tiene los conocimientos ni tiene la tecnología, pero sin duda hay quienes están siendo instruidos por seres siderales para traer a nuestro planeta conocimientos necesarios para su evolución y desarrollo.

¿Cuál es el papel de los políticos? La osadía, la audacia para hablar del tema con franqueza, pero han llegado al poder con el apoyo de sus pueblos, apoyo que temen perder si se atreven a ser imprudentes. Pero esa imprudencia, sin duda sería la que los coloque en el pináculo de la historia. ¿Quién se atreverá?


EN LA BÚSQUEDA DE EXOPLANETAS

Imaginar que el cosmos está deshabitado, realmente confunde la inteligencia y el razonamiento de cualquier ser pensante. El universo se compone de un innumerable número de galaxias, planetas, planetoides, estrellas, etc. Se han detectado muchísimos cuerpos celestes en el transcurrir de los tiempos, a ellos se dedican los “cazaplanetas”, buscan exoplanetas. Son tantos los que se han encontrado, que organismos como la NASA decidieron invertir parte de su presupuesto en esa investigación. Desde ese criterio se creó el Proyecto Orígenes.
Pero no es el único organismo dedicado a la búsqueda de exoplanetas, entusiasmadamente la ESA, European Space Agency organismo creado hace 42 años y dedicada a la exploración espacial. Si bien su sede central está en Paris, Francia, la componen otros veintidós países más Canadá, catalogado como estado cooperante. E incluso China comenzó a hacer importantes inversiones en investigación del tema cósmico.

¿Cabe en lo posible si quiera conjeturar que el único espacio habitado es la pequeña burbuja azul que conocemos como Planeta Tierra? Me he preguntado muchas veces, ¿investigan algo que definitivamente no existe o algo que existe pero que aun no han encontrado? En cierto que no se ha logrado tener un contacto concreto con nuestros posibles habitantes. ¿Es esto realidad?

De ser así, ¿cómo serían?, cual podría ser su configuración? Esos posibles seres siderales utilizan un lenguaje comprensible para nosotros, los habitantes de la Tierra?

Se han enviado al espacio multitud de sondas, mensajes, contenidos explicativos de quiénes somos y aun no se ha recibido una respuesta que nos de la información que buscamos. A que puede deberse, ¿a que no hay quien pueda interpretar lo enviado o que realmente no hay habitantes del otro lado de la cerca?

Ninguna de las dos posibilidades es ni siquiera pensable. Puesto que la Tierra es un planeta joven, también sus humanidades lo han sido. Los cúmulos celestes no todos tienen la misma edad, unos más otros menos viejos.  En estos, nunca ha habido una inteligencia superior establecida en su territorio?  De ser así, cómo se explican los relatos de libros milenarios que nos hablan de ellos y en su mayoría, los describen como dioses con capacidades impensables en un terrícola? ¿De dónde obtuvieron la información semejante cuando aún no había la tecnología que hoy nos acerca en tiempo real?

Un pensamiento al que deberíamos dedicarle algo más de un pensamiento, aun hay algunas religiones que no reconocen la existencia de estos seres habitantes de otros planetas, sino que los confunden con demonios. ¿Habrá llegado el tiempo de ampliar nuestra conciencia y visión sobre lo que no conocemos y por ello darlo como no existente?


Allí les dejo la inquietud como para entretenerse investigando. 
Sus comentarios, preguntas e inquietudes son importantes para mi. No dudes en hacermela saber.