jueves, 4 de febrero de 2016

VENGO DEL UNIVERSO


Al inicio de la vida en la Tierra, se generaron formas de vida insectoides, luego reptilianas y luego los mamíferos. Para hacer posible la vida en este planeta en el que habitamos  las formas fueron cambiado en función a la adaptación al medioambiente. Cambian y se fortalecen en la medida que se adaptan y sobreviven para luego vivir cada una de las experiencias que le permiten evolucionar y aumentar los niveles de frecuencia. Así se fue desarrollando nuestra casa de habitación.

Los desiertos, los eternos hielos, los oceanos y el Amazonas son los cuatro fabulosos ambientes que esconden los mayores misterios de sofisticadas civilizaciones ancestrales aun inexploradas. Es una prehistoria escondida bajo las arenas, los hielos, las aguas y la vegetación, muchas veces llenas de mentiras, patrañas y suposiciones.
   
Pero no es el caso de los  kayapó, la muy antigua tribu indígena asentada en el Estado de Pará, en Brasil. Su héroe fundamental: Bep Kororoti, que en lengua kayapó, significa "Vengo del Universo" o "Guerrero del Universo".

Son muy temidos por otras etnias que habitan el Alto Amazonas aunque tras muchos inconvenientes el gobierno de Brasil logró pacificarlos entre los años 40 y 50. Hoy en día, eso que anecdóticamente llamamos el mundo civilizado, los acosa y destruye tratando de erradicarlos de su entorno natural. Empresas multinacionales en el área de la explotación petrolera y maderera se aventuran a agredirlos. Empresas que son una vergüenza para quienes intentan conservar costumbres de una etnia que, de otra forma, puede ser totalmente eliminada, acabado con sus hermosas leyendas y costumbres en manos de la tecnología y la modernidad, avalada por intereses monetarios.

Los mitos más repetidos entre los kayapó explican los orígenes de sus nombres personales. Se refieren a un héroe que es secuestrado por unos seres supremos que viven bajo de la tierra a los cuales acceden tras una ceremonia. Ellos les dan una fuente de nombres, y lo envían de nuevo a la superficie.


Pero también tienen características distintivas de su cultura, me refiero a los discos ubicados en el labio inferior que eran utilizados por los hombres y todavía son portados por algunos de ellos en un extraño canon de belleza (ver imagen). Se acompañaban con pinturas en su cuerpo, son diseños tipo filigrana y geométricos en los que predominan los colores rojos y negros.

El curso del Sol y de la Luna son entendidos como ciclos circulares, y sus danzas y rituales también usan la forma circular como símbolos dominantes.


Como en toda etnia, la mayor jerarquía la tienen los sabios y ancianos de la tribu, en este caso ellos refieren que en los orígenes habían vivido en el cielo pero, cuando sus antepasados vinieron descendieron a la Tierra, dejaron relegados a algunos de sus familiares, que cuando en las noches sienten frío, encienden fogatas y desde la tierra, su refulgente brillo se ve como estrellas.

No hay comentarios:

Sus comentarios, preguntas e inquietudes son importantes para mi. No dudes en hacermela saber.