sábado, 9 de marzo de 2013

Y Ud. en que espacio vive?


Y  UD ¿EN QUE ESPACIO VIVE?

 Martha Rosenthal y América Zamora

 

Imaginar que el hombre alguna vez ha permanecido solo, es simplemente un error. Siempre ha estado y está acompañado de seres que, a los ojos del común, son invisibles por ser incorpóreos. Pero por encima de ellos, múltiples creaciones van estableciendo diversidad de realidades. Ellos habitan en lo que se conoce como dimensiones, otros les dicen planos, otros niveles. ¿Es todo lo mismo? No, no lo es. 

Aunque podría parecer complejo y quizá lo sea, es simple imaginar un pastel dividido en capas, es una unidad si bien separada entre sí conservan una correlación diferente entre cada una de ellas. Son las Dimensiones, Planos y Niveles. Cada uno de ellos maneja su propia física y aquello que las separa son las diversas frecuencias.  En la red y fuera de ella, corren diferentes informaciones a veces confusas. Es necesario diferenciar entre estos conceptos.  

Sobre este tema mucho se ha hablado, eso nos llevó a consultar nuestros Maestros, de quienes obtuvimos una claridad de nociones confirmadas, ello nos llega a través de las canalizaciones. 

El campo de energía que es el universo, contiene todo lo que existe en las infinitas frecuencias y niveles de realidad. Una dimensión es todo aquello comprendido entre un rango de vibración y otra. 

El espacio se divide en dimensiones separadas por estructuras  magnéticas que transmiten energía y viajan por el espacio interestelar. No existe una línea divisoria entre ellas, siempre están interconectadas y forman parte de un sistema de intercambio vibratorio.  

De ellas nos dicen investigadores, canales, escuelas filosóficas, etc., que existen siete cuando en realidad  son infinitas, solo que se encuentran fuera de nuestra comprensión.  Hacerlo, exige una expansión de conciencia, ubicarse en  la octava dimensional donde se encuentra la Tierra y poder ver las cosas de manera diferente. Revisar con firmeza y desde el corazón nuestros sistemas de creencias, pues  se hace difícil pensar que hay  realidades diferentes a las conocidas, es casi estar en rebeldía con nuestro cerebro. 

Una dimensión es un tipo de vibración o frecuencia que además sirve para distanciar el plano evolutivo de un ser con el de otro, cada una tiene diferentes niveles. Estos espacios –los niveles– también tienen vida, movimiento y vibración. Y mientras más elevada, más luz contiene, por ello se dice que las dimensiones superiores son espacios infinitos de luz, conciencia pura.  

En cambio la primera  dimensión es la encargada de convertir  la energía en materia, la frecuencia básica donde vibran  átomos y  moléculas,  minerales y  agua. Allí no hay cuerpos definidos. 

La segunda dimensión es física, allí se encuentran muchos animales y las plantas. Es un espacio muy especial que separa la fisicalidad total de la parcial.  Y en ascenso, la tercera dimensión se encuentra todo lo que se percibe con los sentidos, también estamos los humanos. Es necesario acotar que el hombre es bi-dimensional, porque pertenecen a dos dimensiones, el cuerpo físico se ubica en la tercera y el alma en la cuarta, dependiendo de su frecuencia, de su evolución. Y dice la escuela CEINPLA, que “Se evoluciona a medida que nos tornamos en seres más espirituales y sobre todo, con una conciencia ampliada, entonces vamos adquiriendo mayor luz.” 

Más adelante donde nuestra sabiduría se integra, esta la cuarta dimensión.  

Este espacio es el inicio hacia los reinos de luz, conciencia y unidad,  donde el hombre va una vez ha emprendida su evolución. Desde aquí actúan las capacidades paranormales aunque se expresan en tercera dimensión, como la telepatía, que nos lleva a la canalización. Como dicen los Maestros Los canales se encuentran en una dimensión comprendida en un espacio intermedio. Es un contacto directo con la energía superior. En ese punto la información fluye en forma directa.   

También es donde se acomoda el cuerpo de luz del hombre, el gran banco de información al que se le han dado diversos nombres, pero  es lo mismo, solo cambian los términos. Además la percepción del tiempo es diferente, no existe pasado, presente o futuro, es como si perdiéramos su control o no existe como lo conocemos. Aquello que Deepak Chopra llama Campo de Todas las Posibilidades y la investigadora inglesa Lynne McTaggart da a conocer como el Campo.  Aquí ¡puede ocurrir cualquier cosa!, desde un milagro hasta el contacto con esos seres que están más allá de nuestra visión física. 

Es donde podemos darnos cuenta de que nuestras acciones afectan a todos, donde hay un mayor desarrollo de la conciencia y, con muchísima frecuencia hemos experimentado la sincronicidad. Eso que llamamos “casualidad”. 

¿Qué más hay más allá de la cuarta dimensión?  Prometemos hablarles de ese tema en un futuro artículo.

 

No hay comentarios:

Sus comentarios, preguntas e inquietudes son importantes para mi. No dudes en hacermela saber.