miércoles, 1 de enero de 2014

JOYERO PARA EL 2014

 



Tengo un baúl viejo y hermoso.  Es un baúl imaginario que ha tomado forma en el transcurrir del tiempo. Comenzó siendo un pequeño joyerito como el que ven en la foto y ha terminado siendo un baúl de mediana proporción. Fue creciendo cuando comencé a dejar de guardar pequeñas joyas para meterle notas como si se tratara de un diario sin serlo. Guardaba relatos de eventos, unos maravillosos, otros extraordinarios y algunos que deseaba ocultar hasta de mi misma. Así el joyerito fue creciendo hasta convertirse en baúl. Es el que anoche cerré. Mi baúl de lo vivido, un 2013 importante lleno de experiencias y aprendizajes, unas metas logradas otras no pero ya cerré. Ni  puedo ni quiero llevarlo a cuestas y vivir del pasado.

 

Algunos con susto, otros con alegría y la mayoría con expectativas hemos cerrado el baúl del 2013, no extraviemos la llave por si acaso debemos  releer alguna nota de algún aprendizaje olvidado.

 

Hoy apenas desperté abrí mi nuevo joyero, coloque las notas que he venido haciendo en los últimos días para lograrlas en este año y para ello me preparo emocional y espiritualmente. Metas y proyectos una de las cuales concluí exactamente el 30/12 y ahora viene la segunda parte. Será un año absolutamente sin igual. Y mientras tomo el café que mi nieta Abril me trajo de Colombia, repaso las anotaciones procurando no dejar nada fuera de lugar.

 

También hice notas  de lo que deseo apartar y a ello me propongo para poderle dar espacio a lo que  sin duda viene. Y tú amigo lector, ¿ya abriste tu joyerito del 2014?









No hay comentarios:

Sus comentarios, preguntas e inquietudes son importantes para mi. No dudes en hacermela saber.